domingo, 9 de febrero de 2014


 
Para mi nieta que esta empezando a tocar el piano
 
 
 
CARMEN  SOLO TENIA  SIETE  AÑOS.
 
 
Había brotado, en medio del huerto, un imponente piano de cola. Carmen, se acercó a él y pudo sentir el hechizo  de la música. Acarició  con sus pequeños dedos las teclas, y una suave melodía invadió el huerto. “Para Elisa” Beethoven  la había compuesto para Elisabeth Röckel, de la que había  estado enamorado. Las notas de aquel singular piano, zarandearon   las ramas de los naranjos  que poblaban el huerto,  la madre selva lloraba,  y el galán de noche la invitó a bailar. La música prendió el huerto para siempre. Y en Carmen, que solo tenía siete años.


1 comentario:

  1. Bueno amiga, veo que tu nieta te ha inspirado. Muy buen.

    ResponderEliminar